Sep 21

Feliz día de la conquista de Cuenca

Por Ciudadanos por la república

El 21 de Septiembre de 1117, Cuenca pasa a ser Castellana.

LEYENDA DE LA CONQUISTA DE CUENCA

Los rebaños de la ciudad de Cuenca se llevaban al pasto en régimen comunal. De los tres pastores que los guardaban, uno se llamaba Martín Alhaja, y profesaba la religión cristiana en secreto. Cierto día, al volver, ya de noche, con sus rebaños por las riberas del Júcar, vio una luz que se movía a lo largo de la orilla; se acercó y contempló a una señora de hermoso aspecto que llevaba un candil en la mano. Su admiración se trocó en veneración al saber que era la Santísima Virgen y que le traía un mensaje del Cielo: “El Señor me envía apara decirte que estés preparado, pues tú has de ayudar a los cristianos en la conquista de la ciudad”. Poco después Alfonso VIII poner cerco a la ciudad. El 20 de septiembre de 1117, un grupo de caballeros cristianos había salido del campamento para vigilar los caminos que conducen a la ciudad.

Al remontar el curso del Júcar, ven cómo unas acémilas están entrando por el castillo procedentes de la sierra. Se apresuran para cortarles el paso, mas llegan tarde. Decepcionados por su fracaso, se vuelven al campamento cuando, oculto tras unos matorrales y en el entrante de unas rocas, divisan un rebaño de ovejas; se lanzan sobre los pastores, matan a dos de ellos, y cuando llegan al tercer, éste se ha puesto ya de rodillas y con los brazos en cruz, confiesa que es cristiano y que ha recibido un mensaje de la Virgen para ayudarles a entrar en la ciudad. Una vez cerciorados de la veracidad de sus afirmaciones, planean el modo de sorprender y tomar por asalto la inexpugnable ciudad. Martín Alhaja dice que suele entrar al anochecer por la puerta del Aljaraz (actualmente Puerta de San Juan), en la que el guardián de las llaves es un ciego, hombre fidelísimo al partido de la resistencia. Tiene la costumbre este portero de entreabrir la puerta, contar las ovejas palpándolas, para cerciorarse de que los pastores han vendido alguna res a los cristianos.

Avisan al campamento cristiano y , durante la espera, despellejan algunas ovejas, con cuyas pieles se cubrirán los más esforzados. Caída la noche, se dirige el rebaño guiado por Martín Alhaja hacia la puerta de la ciudad; dada la consigna, el guardián de las llaves abre con la precauciones de siempre. Los centinelas nada han notado desde las almenas. Entre las ovejas se cuelan algunos cristianos con las pieles puestas sobre la espalda, y el ciego, al palpar, no encuentra nada anormal. Apenas pasado el control del portero, se lanzan sobre los soldados desprevenidos en el cuerpo del guardia, matan a los centinelas de las almenas y al portero, y lanzan el grito de victoria, para que los cristianos apostados en la otra orilla del río acudan al asalto. Toda la noche se suceden los combates por las calles, y a las cinco de la mañana, el Arráez moro se rinde; éste acompañado de los principales de la ciudad, baja hasta el campo de San Francisco, donde el joven rey recibe las llaves de la primer ciudad importante que conquistaba en su reinado.

PERSONAJES DE LA CONQUISTA DE CUENCA

 

ALFONSO VIII

Alfonso VIII de Castilla (1155 - 1214) fue Rey de Castilla entre 1158 y 1214. Hijo de Sancho III el Deseado y Blanca Garcés de Navarra, derrotó a los almohades en la batalla de las Navas de Tolosa, librada en 1212, y fue sucedido en el trono por su hijo Enrique I de Castilla.

Cuando murió su padre, sólo contaba tres años de edad, por lo que se designó como tutor a Gutiérrez Fernández de Castro. Este nombramiento, que llevaba implícita la regencia del reino, originó una sangrienta rivalidad entre dos familias nobiliarias, la Casa de Castro, a la que pertenecía el tutor del rey, y la Casa de Lara, que pretendía dicha tutela y lograron apoderarse del joven rey al que trasladaron a Haza, dentro de su zona de influencia. Esta rivalidad derivó en una guerra civil y en un período de incertidumbre que fue aprovechado por los reinos vecinos.

Al alcanzar, en 1170, la mayoría de edad, Alfonso VIII fue proclamado rey de Castilla en las Cortes que se convocaron en Burgos, tras lo cual se concertó su matrimonio con Leonor de Plantagenet, hija de Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, que aportó como dote el condado de Gascuña. Su primer objetivo como monarca fue recuperar los territorios perdidos durante su minoría de edad.

En 1177, inicia una ofensiva contra los musulmanes, que culmina con la conquista de Cuenca en 1177. La ciudad se rinde el 21 de septiembre, festividad de San Mateo, celebrada desde entonces por los conquenses.

Cuando se dirige a Plasencia para entrevistarse con el Rey de Portugal, el rey castellano cae gravemente enfermo y, después de ser asistido por los Obispos de Palencia y Plasencia, muere el 6 de octubre de 1214, cuando cuenta con cincuenta y siete años de edad. Fue enterrado en el Monasterio de Huelgas (Burgos), que él mismo fundó.

MARTÍN ALHAJA

Martín Alhaja era un pastor cristiano cautivo de los moros de Cuenca, a quien un día se apareció la Virgen haciéndole la revelación de que pronto tendría un papel relevante en la conquista de la ciudad por parte del ejército cristiano. Habiendo sacado a pastar sus carneros fuera de la muralla junto con otros dos pastores árabes, fueron encontrados por los soldados, que dieron muerte a sus acompañantes.

Identificándose como cristiano, Martín mostró a los soldados la manera de penetrar fácilmente en Cuenca: tras matar algunos carneros y cubrirse con sus pieles, Martín y los soldados se acercaron a la puerta del Aljaraz, custodiada por un guardián ciego que permitió el paso de todos ellos; una vez franqueada la muralla, los soldados consiguieron vencer la resistencia de toda la guarnición, tomando posesión de la ciudad en la mañana del 21 de septiembre de 1177, festividad de San Mateo.

EL FUERO DE CUENCA

El Fuero de Cuenca es una recopilación de leyes medievales reguladoras de la convivencia, cuya estructura jurídica sirvió de modelo a muchos de los posteriores en Castilla, León, Aragón y Portugal. Lo otorgó el rey Alfonso VIII a la ciudad de Cuenca a finales del siglo XII y fue fundamental para la historia medieval de la ciudad.

El Fuero de Cuenca es uno de los códigos medievales y recopilaciones de leyes más hermosas de toda la Edad Media. En su texto vive, salta, brinca y late la época larga y feliz del Medievo. Si Cuenca es conocida por muchos detalles de importancia cultural y paisajísticas, entre ellos el de ser Ciudad Patrimonio de la Humanidad, sin duda que el texto del “Fuero de Cuenca” se alza como uno de los documentos jurídicos más importantes en la Historia del Derecho español.

Aunque no se conoce con exactitud la fecha de su redacción, se suele datar alrededor de 1189, doce años después de que arrebatara la ciudad a los árabes. El fuero no es una colección de nuevas fórmulas legales, sino, más bien, una compilación escrita de usos y prácticas transmitidos oralmente y respetados durante siglos; no es un código legal más, sino una suma instituciones legales Está compuesto por 48 capítulos que recogen 950 leyes de carácter civil, mercantil, penal y procesal.

 

 

 

Publicado en: General